La vitamina D es una de las vitaminas imprescindibles para la formación y mantenimiento normal de los huesos

La vitamina D es una de las vitaminas imprescindibles para la formación y mantenimiento normal de los huesos y de los dientes y para la absorción de calcio y fósforo a nivel intestinal, ya que ésta se convierte en sustancias que intervienen en su metabolismo, estimulando así su proceso de absorción.

  1. INTRODUCCIÓN

El calciferol es un compuesto orgánico liposoluble, es decir, que se disuelve en disolventes orgánicos, aceites y grasas y, en consecuencia, se almacena en las grasas corporales. Popularmente se le conoce con el nombre de Vitamina D (Manuel Arasa Gil, 2005).

La vitamina D es una de las vitaminas imprescindibles para la formación y mantenimiento normal de los huesos y de los dientes y para la absorción de calcio y fósforo a nivel intestinal, ya que ésta se convierte en sustancias que intervienen en su metabolismo, estimulando así su proceso de absorción. Además, actúa modulando la respuesta inmune (Manuel Arasa Gil, 2005). Por lo tanto, el mantener la homeostasis de estos dos elementos es el rol fisiológico más claro de esta vitamina. De ahí que las deficiencias o alteraciones de estos nutrientes se asocien evidentemente con problemas esqueléticos tales como lesiones en los huesos, el raquitismo, la osteomalacia, la osteopenia y la osteoporosis. También se la conoce como la “vitamina del sol” ya que, aparte del consumo de alimentos ricos en vitamina D (pescados grasos como el salmón o el atún, hígado, yema de huevo y hongos) para adquirirla en nuestro cuerpo, se promueve la exposición cuidadosa o prudente a la luz solar (por los riesgos o daños que ocasiona la sobreexposición al Sol) con el fin de formarla en nuestra piel. Por esto último, constituye una excepción (junto a las vitaminas K, B1, B12 y ácido fólico) a las demás vitaminas en cuanto a esencialidad nutritiva. En sentido estricto, no se le puede denominar vitamina pues se consideran como tales aquellos compuestos orgánicos que el organismo requiere como nutrientes en pequeñas cantidades. Por el contrario, dado que los organismos vivos somos capaces de sintetizar vitamina D gracias a la exposición solar, se le puede considerar una auténtica hormona (A. Norman, 2008 y De Oliveira V. et al.; 2014).

 

Calciferol: Acciones y Beneficios

El calciferol está representado por dos compuestos liposolubles: vitamina D3 (colecalciferol) y la vitamina D2 (ergocalciferol). La primera es producida en la piel del ser humano y de otros animales, a partir del 7-deshidrocolesterol (derivado del colesterol) por acción de los rayos UVA (290-310 nm) de la luz solar. La segunda se produce en las plantas, en los hongos y en las levaduras por la irradiación solar a partir del ergosterol. Ambos compuestos de vitamina D tienen estructura esteroide y son inactivos biológicamente, por lo que al ser absorbidos sufren una serie de transformaciones (metabolismo) para producir varios compuestos (metabolitos), que son los activos y responsables de las múltiples funciones de la vitamina D en el organismo. 

El primero activo es el calcidiol, producido en el hígado a partir de ambas formas (D2 o D3) ya sea de la que provengan de los alimentos o la formada en la piel de forma endógena. Uno de los metabolitos más importantes es el calcitriol, producido en el riñón mediante regulación y acción hormonal (Bárbara Santaros & Lígia Araújo; 2015 y Lieberman, Shari; 2007).                

Para concluir, decir que, precisamente por sus estructuras esteroides unidas a su mecanismos de acción, se explica su actuación hormonal, similar en términos genéricos a las que presentan hormonas esteroides como la aldosterona, cortisol y las sexuales. A modo de complemento se muestra a continuación una imagen de las 2 estructuras aquí comentadas (Asturnatura.com).

Fuente: https://www.asturnatura.com/articulos/nutricion/energia-nutrientes-componentes-dieta/vitamina-d.php 

Funciones

 

Una de las funciones principales de la vitamina D es ayudar al cuerpo a absorber el calcio y el fósforo en su metabolismo para la correcta integridad de huesos y dientes, promoviendo así la absorción intestinal de los mismos a partir de los alimentos así como sus reabsorciones a nivel renal para disminuir las pérdidas por orina, contribuyendo de esta manera a la remodelación y mineralización ósea del esqueleto. Sin embargo, en altas concentraciones puede suceder la resorción ósea. El calcio (además del fósforo y otros pero en menor medida) es uno de los minerales esenciales para la formación y desarrollo normal de los huesos, de ahí su enorme importancia en la infancia de una persona. Las sales cálcicas son el principal componente mineral del hueso. La vitamina D actúa sobre las células del intestino delgado y favorece la absorción del calcio (Ca2+) y fosfato que después pasa los huesos. Por ello, si esta vitamina falta los huesos tienden a desmineralizarse, debilitarse y curvarse, produciéndose malformaciones irreversibles: raquitismo en los niños y osteomalacia en los adultos que ya han completado su crecimiento óseo, entre otras (cuidateplusmarca.com, Larry E. & Johnson M.D.; 2007).

 

 

Gracias a este proceso de mineralización, la vitamina D favorece el antienvejecimiento y también se asocia con un aumento en el volumen muscular, particularmente en el tejido muscular estriado o esquelético (encargado de movimientos voluntarios del organismo). Actúa ayudando al músculo en su reparación e hipertrofia. Por lo tanto, niveles bajos de esta vitamina en el organismo provocan una disminución en la fuerza muscular, menor rendimiento, mayor riesgo de lesiones y más capacidad de retener grasa subcutánea y visceral (as.com). Aparte de todo lo mencionado hasta ahora, a su vez juega un papel primordial en la regulación de los niveles de calcio y fósforo en sangre (cuidateplus.marca.com).

La vitamina D también desempeña un papel indispensable en el mantenimiento de los órganos. Algunas de las funciones en las que interviene son:

Inhibir las secreciones de la  hormona paratiroidea (PTH) desde la glándula paratiroides y afecta el sistema inmune por su rol inmunosupresor, promoción de fagocitosis y actividad antitumoral (Combs; 1992 y Miller et al.; 1984).

También actúa como modulador en el sistema inmunológico o inmune, promoviendo la transformación de monocitos en macrófagos. Por este motivo las personas con déficit de vitamina D son más susceptibles a contraer determinadas enfermedades infecciosas como la tuberculosis. No obstante, se ha observado que la hipervitaminosis también se asocia a una mayor propensión a contraer esta enfermedad (Hernández Sánchez F. et al.; 2011 y Álvarez-Hernández D. et al.; 2007).

 

Fuente: https://www.botanical-online.com/alimentos/vitamina-d-propiedades

Recientemente, la revista ‘CANCER’, asociada con la American Cancer Society, ha declarado que la Vitamina D puede ayudar a prevenir un efecto secundario potenciado por la inmunoterapia contra el cáncer. Estos tratamientos, aunque han ayudado a muchos pacientes, también han causado efectos secundarios como la colitis (reacción inflamatoria en el colon). Según un estudio científico del doctor Rahma y su equipo de trabajo, tomar suplementos de Vitamina D podría reducir el riesgo de colitis en pacientes con cáncer.

 

Dicho equipo eligió esta estrategia porque encontraron que la vitamina D afecta al sistema inmune en casos de trastornos autoinmunes o de enfermedades inflamatorias intestinales. En la siguiente tabla se reflejan los resultados del estudio realizado por este equipo.

Estudio a 213 pacientes con melanoma (cáncer de piel) entre 2011-2017

Nº de pacientes

Inhibidores de Punto de Control Inmunitario

Suplementos de Vitamina D

Colitis

37

NO

66

65% menos de probabilidad

Este ensayo se validó en otro grupo de muestra de 169 pacientes, obteniendo las mismas conclusiones (esta vez un 54% de probabilidad). Por lo tanto, la suplementación con vitamina D para prevenir y tratar esta patología es adecuada y recomendable según este grupo científico. Sin embargo, aún son necesarios más estudios para poder prevenir la toxicidad gastrointestinal y extender su efectividad con los inhibidores mencionados en casos de cáncer.

 

Fuente: https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-vitamina-puede-ayudar-prevenir-efecto-secundario-comun-inmunoterapia-contra-cancer-20200622073536.html (pastillas de Vitamina D)

Vitamina D & Covid -19

      La vitamina D (VD) es fundamental para nuestra salud a nivel general. Se encuentra en todas las células de nuestro cuerpo, y además promueve la retención y la absorción de calcio y fósforo, unos minerales esenciales para el desarrollo y el mantenimiento de unos dientes y huesos sanos y fuertes (EL INDEPENDIENTE web). Además de estos efectos, también tiene uno pleiotrópico en varios órganos, contribuyendo a la distribución universal del receptor de VD y de las enzimas de metabolización de 25 hidroxivitamina D (prohormona de la vitamina D que se produce en el hígado denominada calcifediol, cuyas siglas son25OHD”) en las células del organismo como la 1-alfa hidroxilasa, por ejemplo (AEDV web y y Mansur  J.L.; 2020).   

                                           

      Debido a sus acciones inmunomoduladora, antiinflamatoria, antiinfecciosa, antimicrobiana, reguladora del sistema renina-angiotensina-aldosterona (SRAA, que es el receptor del virus SARS-CoV. Se detallará en una imagen a continuación de la explicación) y favorecedora de la indemnidad del epitelio respiratorio y homeostasis redox celular, esta vitamina podría tener un notorio efecto protector en la infección por SARS-CoV (Seijo M. & Oliveri B.; 2020).

      El SRAA mostrado en la imagen siguiente es un sistema hormonal cuya función es el control homeostático de la tensión arterial y el medio interno. De ahí la importancia de la toma de vitamina D con el fin de contrarrestar el efecto (negativo) que provoca el SARS-CoV en éste.

      Básicamente este sistema se compone de 3 enzimas (Renina, ECA y ECA-2), que convierten los sustratos en productos. El angiotensinógeno (glicoproteína secretada en el hígado) pasa a ser una hormona peptídica llamada angiotensina por la acción de la renina. Las Angiotensinas II y 1-7 son el mismo tipo de hormonas pero derivadas de la primera a través de las enzimas ECA y ECA-2, respectivamente. Las siglas “ECA” significan: enzima convertidora de angiotensina. Aparte, un efecto de la Angiotensina II es la liberación de aldosterona (hormona esteroide) por la corteza de la glándula suprarrenal (Muñoz-Durango N. et al; 2016).

       

      Fuente: propia, cuyo contenido se basa en las aportaciones del artículo de Mansur J.L. en 2020.

      Los receptores puestos son de 2 tipos: AT1R (Receptor Tipo 1 de Angiotensina, presente en las células musculares lisas de los vasos sanguíneos) y MAS (Receptor de tipo metabotrópico acoplado a la proteína G). El primero estimula la producción de inositol trifosfato (IP3) intracelular, lo cual provoca la salida de calcio del retículo sarcoplásmico, activando así la contracción muscular: por ello, la Angiotensina II tiene un potente efecto vasoconstrictor, mientras que el segundo es un oncogen encargado de invertir los efectos provocados no sólo por la Angiotensina II sino de otras moléculas independientes de este sistema con un papel importante en el daño vascular (Villalobos Rodríguez L.A. 2013 y Olivas F.M. & Yago L.E. 2010).

      Fuente: https://www.msdmanuals.com/es-ec/hogar/multimedia/figure/cvs_regulating_blood_pressure_renin_es (Regulación de la presión arterial)

      Enfermedad del Covid -19

      Hasta ahora sólo nos hemos dedicado a comentar la influencia que tiene la VD en nuestro organismo ante el virus SARS-CoV pero no nos hemos parado aún a preguntarnos qué es así como cuáles son sus características. Se procede a ello entonces en los siguientes párrafos.

      El COVID-19 es una enfermedad causada por los llamados coronavirus (en concreto, el virus denominado SARS-CoV-2 En español Síndrome Respiratorio Agudo Grave Coronavirus 2). Éstos pertenecen a una gran familia de virus que infectan tanto a aves como a mamíferos. Fue descubierto en diciembre de 2019 en Wuhan, provincia de Hubei, China. Es el agente causal de la epidemia (luego pandemia desde marzo de 2020 declarada por la OMS) de neumonía atípica actual. Los casos más graves presentan un síndrome de dificultad respiratoria aguda que puede conducir a la muerte (personal de Mayo Clinic en su web y Seijo M. & Oliveri B.; 2020). 

      Los signos y síntomas de la enfermedad por COVID-19 pueden aparecer entre dos y 14 días después de la exposición al virus. Este período entre la exposición y antes de la aparición de los síntomas se llama período de incubación. 

      El factor principal de riesgo para la COVID-19 es el contacto cercano (< 2 metros) por más de 5 minutos con alguien que tiene dicha patología dado que se contagia de persona a persona y que esa persona infectada tosa o estornude muy cerca de ti.

      Entre los grupos de mayor riesgo para la COVID-19 figuran los adultos mayores, obesos, diabéticos, hipertensos, con afecciones cardiovasculares o con patologías de mayor incidencia en individuos con hipovitaminosis de VD.


      Fuente: https://www.rtve.es/noticias/20210309/se-sabe-del-nuevo-coronavirus-china/1996067.shtml 

        1. Relación entre el calcifediol (“25OHD”) y el COVID-19

        La prescripción de suplementos de vitamina D a pacientes con infección por COVID-19, con el fin de  alcanzar niveles óptimos de 25OHD (40-60 ng/mL), parece disminuir la incidencia, la tasa de mortalidad, la gravedad de la enfermedad y los niveles de serotonina de los marcadores inflamatorios como medida complementaria mientras se desarrollan la vacuna y otras medicaciones/tratamientos específicos, según un meta-análisis publicado en Medrxiv por Nikniaz L. et al. en 2021 y el artículo de Seijo M. & Oliveri B. en 2020. Es importante resaltar que no es el primer estudio que analiza si esta vitamina tiene efectos positivos en la salud de infectados con coronavirus, de hecho, los expertos sanitarios insisten en que la vitamina D es beneficiosa para ellos. No obstante, aún son necesarios más estudios para determinar con la mayor exactitud posible el tipo, la dosis y la duración ideales de dicha suplementación.

        Por último, decir que Pérez  R.A.R. et al. en 2020 hicieron un estudio a 127 pacientes por el que se extrajeron los siguientes resultados acerca del uso de la vitamina D para combatir el COVID-19. Los datos de dicho estudio se encuentran adjuntos en la siguiente tabla:

        Conclusión: los pacientes con COVID-19 que requieren hospitalización tienen deficiencia de vitamina D, y niveles por debajo de 8 ng/mL es un factor de riesgo sumamente importante para mortalidad por COVID-19, ya de por sí alto pero a menos de este nivel mucho más aún. Por lo tanto, se deben tomar acciones que mejoren los niveles de vitamina D como la suplementación de vitamina D a este grupo de pacientes.

        Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Calcifediol (estructura química del calcifediol)

        Conclusion

        los pacientes con COVID-19 que requieren hospitalización tienen deficiencia de vitamina D, y niveles por debajo de 8 ng/mL es un factor de riesgo sumamente importante para mortalidad por COVID-19, ya de por sí alto pero a menos de este nivel mucho más aún. Por lo tanto, se deben tomar acciones que mejoren los niveles de vitamina D como la suplementación de vitamina D a este grupo de pacientes.

        Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Calcifediol (estructura química del calcifediol)

        Bibliografia

        A. Norman (2008). From vitamin D to hormone D: fundamentals of the vitamin D endocrine system essential for good health. Am J Clin Nutr, 88, p. 491-499.

        Álvarez-Hernández D., Díaz M.N., Alonso C.G. & Andía J.C. (2007). Los polimorfismos del gen del receptor de la vitamina D (VDR) modulan la respuesta a la vitamina D de forma tejido específica. Revista Española de Enfermedades Metabólicas Óseas. 16(1), 20-27.

        Bárbara Santarosa, Lígia Araújo (2015). Funciones plenamente reconocidas de nutrientes. Vitamina D.  International Life Sciences Institute Do Brasil. 

        Combs GF Jr. (1992). The vitamins: Fundamental aspects in nutrition and health. 3rd edition. Academic Press Inc., USA, p. 151-178.

        De Oliveira V., Lara G. M., Lourenço E. D., Boff B. D. & Stauder G. Z. (2014). Influencia de la vitamina D en la salud humana. Acta bioquímica clínica latinoamericana, 48 (3), 329-337.

        Gilaberte Y., Aguilera J., Carrascosa J. M., Figueroa F. L., de Gabriel, J. R. & Nagore E. (2011). La vitamina D: evidencias y controversias. Actas dermo-sifiliográficas, 102 (8), 572-588.

        Hernández Sánchez F., Herrera Barrios M.T., Torres Rojas M. (2011). Papel de la vitamina D en la infección con Mycobacterium tuberculosis: Evidencias en torno a su papel protector. Neumol Cir Torax, 70(4): 252-260.

        Larry E. & Johnson M.D. (2007). Vitamin D: The Merck Manual of Diagnosis and Therapy. Last full review/revision, PhD.   

        Lieberman, Shari (2007). The REAL Vitamin and Mineral Book. Penguin Group. p. 93-99.                          

        Manuel Arasa Gil. Manual de Nutrición Deportiva. FEDA; 2005. p. 61, 70 y 72.  

        Mansur, J.L. (2020). Vitamina D, sus acciones “no clásicas” y su utilidad en la pandemia del COVID-19. Revista de Nefrología, Diálisis y Trasplante, 40(4), 330-340.

        Miller B.E. y Norman A.W. (1984). Vitamin D. In Handbook of vitaminsNutritional, Biochemical and Clinical Aspects, L. J. Machlin (Ed.) Marcel Dekker, New York, p. 45-97.

        Muñoz-Durango N., Fuentes C.A., Castillo A. E., González-Gómez L. M., Vecchiola A., Fardella C.E. & Kalergis A.M. (2016). Role of the renin-angiotensin-aldosterone system beyond blood pressure regulation: molecular and cellular mechanisms involved in end-organ damage during arterial hypertension. International journal of molecular sciences, 17(7), 797.

        Nikniaz L., Akbarzadeh M.A., Hosseinifard H. & Hosseini M.S. (2021). The impact of vitamin D supplementation on mortality rate and clinical outcomes of COVID-19 patients: A systematic review and meta-analysis. MedRxiv.

        Olivas F.M. & Yago L.E. (2010). Conceptos nuevos sobre el sistema renina angiotensina. Hipertensión y riesgo vascular, 27(5), 211-217.

        Pérez  R.A.R., Puente Nieto A.V., Martínez-Cuazitl A., Montelongo Mercado E.A. & Tort A.R. (2020). La deficiencia de vitamina D es un factor de riesgo de mortalidad en pacientes con COVID-19. Revista de Sanidad Militar, 74 (1-2).

        Seijo M. & Oliveri B. (2020). Importancia de la vitamina D en la época de COVID-19. Actual Osteol, 16(2).

        Villalobos Rodríguez L.A. (2013). Impacto del eje angiotensina-(1-7)/receptor’Mas’ en la inflamación y senescencia vasculares. Tesis Doctoral. Universidad Autónoma de Madrid.

        https://www.asturnatura.com/articulos/nutricion/energia-nutrientes-componentes-dieta/vitamina-d.php (Asturnatura.com, consultada el día 23/02/2021).

        https://as.com/deporteyvida/2017/04/20/portada/1492707222_381660.html (AS.COM web, consultada el día 24/02/2021).

        https://cuidateplus.marca.com/alimentacion/diccionario/vitamina-d.html (CUÍDATE PLUS web, consultada el día 24/02/2021).

        https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-vitamina-puede-ayudar-prevenir-efecto-secundario-comun-inmunoterapia-contra-cancer-20200622073536.html (REVISTA CÁNCER ASOCIADA CON LA ACS EN INFOSALUS, consultada el día 26/02/2021).

        https://www.elindependiente.com/vida-sana/2021/02/17/estos-son-los-poderes-de-la-vitamina-d-frente-a-la-covid-19/ (EL INDEPENDIENTE web, consultada el día 2/03/2021).

        https://aedv.es/el-papel-de-la-vitamina-d-en-la-covid-19/ (ACADEMIA ESPAÑOLA DE DEMATOLOGÍA Y VENEREOLOGÍA, consultada el día 2/03/2021).

        https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/coronavirus/symptoms-causes/syc-20479963 (MAYO CLINIC web, consultada el día 8/03/2021).

        0 comentarios

        Enviar un comentario